Esbozo biográfico

Nace en Coyoacán, ciudad de México, el 30 de mayo de 1932, crece en el seno de una familia de escritores. Su madre: María Aurelia Reyes de del Río, escritora, periodista y pintora; su padre: Manuel del Río Govea, abogado, historiador y, en su juventud: actor; su hermano: Carlos Pacheco Reyes, filósofo, periodista  y psiquiatra. De su madre aprende a pintar y hereda su afición a las letras y a la música clásica. De su padre, su gusto por el teatro y su interés por la historia. A la muerte de su madre, es su tío abuelo, Alfonso Reyes, quien le revisa sus primeros artículos periodísticos que inicia a los diecisiete años, aunque ya había ganado un galardón por su poesía, a los quince años.

Estudios

Doctora en Filosofía por la Universidad de California, Irvine. Secundaria en la Universidad Femenina de México. Preparatoria en la Universidad Nacional Autónoma de México. Arte Dramático en la Academia Cinematográfica de México, que dirigía Celestino Gorostiza, en donde estudia con José de Jesús Aceves, Salvador Novo, Felipe Montoya, Clementina Oero de arrios, Pin Crespo, entre otros maestros. Al ser nombrado Gorostiza director del Instituto Nacional de Bellas Artes, éste clausura su Academia y se lleva a sus alumnos aventajados a la Escuela de Arte Teatral de Bellas Artes, entre ellos a Marcela del Río. Ahí, ella tiene como profesores, además de Novo,  a André Moreau, Francisco Monterde y al propio Gorostiza. Después de graduarse, el maestro y director teatral, Seki Sano le otorga una beca para estudiar en su Academia, donde comparte aula con actores de generaciones anteriores, como Wolf Ruvinskis y María Douglas.

Referencias

Desde hace más de 25 años pueden encontrarse referencias sobre Marcela del Río Reyes en distintas enciclopedias y revistas académicas y literrias. Los ensayos, artículos y reseñas sobre su obra literaria y pictórica son numerosas, tanto en revistas académicas como en medios periodísticos y televisivos.
Se han dictado numerosas ponencias en conferencias internacionales en las que han dedicado sesiones enteras al estudio de su obra dramática, fílmica, literaria y pictórica, que también se estudia en varias universidades.

Además de su sitio hay varias páginas dedicadas a ella en la internet, como la realizada por la Universidad de la Ciudad de Nueva York que aparece entre los enlaces de la página de inicio, la del Mundo hispano y otras.

 

Principal

 

Publicaciones Literarias

Montajes Teatrales

Biografía

Actividades anuales

Premios

Actividad
Académica

Obra Pictórica

 

Poesía

Teatro

Narrativa

Ensayo

Periodismo

Simposia

Referencias como escritora

Textos

 

Exposiciones e ilustraciones

Galería (Pinturas en venta)

Galería (Obra total)

Referencias como pintora

Enlaces familiares

Eventos próximos

 

Actividades profesionales

Como actriz

Se desempeñó como exitosa actriz en teatro a partir de su debut, como protagonista  de Un día de octubre de George Kaiser, el 30 de noviembre de 1950, en el Teatro Caracol. Intervino poco después en Sin novedad en el frente de  Henri Marie Remarque, dirigida por Felipe Montoya; en El juicio dirigida por el propio autor, Alfredo Pacheco Buenrostro, ambas en la Sala Guimerá,  (después llamado Teatro del Caballito); y en Contigo pan y cebolla de Manuel Eduardo de Gorostiza, estrenada el 16 de febrero de 1952, bajo la dirección de Salvador Novo, en el Palacio de las Bellas Artes, al lado de Manolo Fábregas y Rosa María Moreno. Se inició en la dirección escénica como Asistente de Dirección de Julián Duprez, en El baile de los ladrones de Anouilh y después con Luis G. Basurto. Su interés por la dirección dramática la llevó a viajar a Guatemala, donde funda un grupo de teatro, Quetzaguil, después de haber sido aceptado su proyecto de “Teatro Itinerante” por el  Instituto Nacional de Bellas Artes de Guatemala. Ahí dirigió y/o actuó en diferentes obras entre ellas: La Molinera de Arcos, de Alejandro Casona y  Empire State, de Lino Landi. En su afán de llevar el teatro al pueblo, adaptó obras de Chejov, como Petición de mano y Un trágico a pesar suyo; de Ibsen, Casa de muñecas; y de Priestley, Ha llegado un inspector, para montarlas al aire libre, en plazas del vecino país. Al ocurrir el golpe de Estado en Guatemala, vuelve a México y Diego Rivera la hace su asistente-becaria e para ayudarla a proseguir su carrera teatral, y su aprendizaje en pintura, iniciado con su madre en la infancia. Trabaja con Rivera los últimos cuatro años de la vida del pintor. Compaginando sus dos actividades, se reincorpora a la escena mexicana, actuando como protagonista en Por el ojo de una aguja de Carlos Prieto, en la Sala Chopin y en otras obras, como Miércoles de ceniza, de Basurto,junto a Ofelia Guilmain. Al iniciar su labor de actriz de televisión en los canales 2, 4 y 5, participa en numerosos programas como Teatro Colgate, Teatro de la Lotería Nacional  y otros, al lado de actrices como Emma Teresa Armendáriz, Magda Donato, Meche Pascual y Silvia Derbez; actores como Miguel Manzano, Joaquín Cordero y Rafael Banquells, y con directores como Jesús Valero, Ernesto Alonso, Raúl Zenteno y el propio Banquells. Protagonizando una serie del canal 5 que se trasmitía lunes, miércoles y  viernes interpretaba personajes de distintas edades: desde los de niña inocente, enfermera o esposa superficial, hasta el de anciana agiotista. En la adaptación de la novela: Las cuatro plumas, dirigida por Juan Miguel de Mora, compartió créditos con Lorenzo de Rodas y Guillermina Téllez Girón. Su constante trabajo en la televisión no la alejó del teatro. En 1957, al ser invitada a participar en un Festival que se realizaría en Moscú, se le pidió que llevara un monólogo de su elección. Es entonces cuando escribe su primer drama: Fraude a la tierra, monólogo que trata el tema de los braceros y que se publica el mismo año. Al volver de ése, su primer viaje a Europa, regresa convencida de que la actividad dramática que más le satisface es la escritura. Se dispone a cumplir el compromiso que ya tenía para actuar en Fuenteovejuna de Lope de Vega, bajo la dirección de Alvaro Custodio, y que habría de representarse al aire libre en plazas de toda la República Mexicana, pero decide que ésta será su última interpretación como actriz. Y lo cumple.

Como escritora

En 1957 se da el rompimiento entre su labor de actriz y su carrera como escritora. Desde entonces, Marcela del Río ha escrito numerosas obras de teatro, algunas montadas bajo su propia dirección. La mayoría de sus obras han sido llevadas a escena y publicadas, algunas montadas en diferentes fechas y temporadas teatrales de México y de otros países. Paulatinamente su escritura va pasando de la poesía y la dramaturgia a otros géneros: el cuento, la novela, el ensayo y la crítica. Combinando siempre sus actividades docentes o como funcionaria, con su escritura.

Como critica

Como crítica teatral, Marcela del Río publicó durante diez años (1958-1968) la columna «Diorama Teatral»  en el suplemento “Diorama de la Cultura” del Excélsior, bajo el seudónimo de Mara Reyes. Los sucesos del 2 de octubre de 1968, la llevaron a renunciar al Excélsior. Sin embargo, sus artículos y entrevistas publicados en periódicos y revistas académicas suman más de medio millar, entre ellas pueden citarse, de México: Continente, Cuadernos de Bellas Artes, Plural, Boletín Bibliográfico de la Secretaría de Hacienda, Siempre!, Universo de «El Búho», Proceso, Musical, La mujer de Hoy,  etc.. De EE.UU: Gestos, Latin American Theatre Review, Alba de América, South Eastern Latin Americanist, Confluencia, Consenso, Latino­américa: Letras de Buenos Aires, Aleph, Prueba de Galera, Athenea. Europa: Studi Ispanici, Quaderni Ibero-Americani.  Arco Iris, Marginales, Le Spantole, y otras, además de haber sido incluida en numerosas antologías publicadas en América y Europa.Las ponencias presentadas en Conferencias Internacionales en América y Europa suman más de un centenar.

Como docente

Se inició como profesora en Escuelas de Iniciación Artística, en: Cuernavaca, Ciudad Sahagún, Atzcapotzalco, pasando en 1958 a la Escuela de Arte Teatral de Bellas Artes, permaneciendo en ella hasta 1972, año en que salió hacia Checoslovaquia, al ser nombrada Agregada Cultural de la Embajada de México. A su regreso de sus actividades diplomáticas, fue profesora fundadora de la Escuela de Escritores de la SOGEM. De 1990 a 2004 fue catedrática en la Universidad de la Florida Central, en Orlando, donde se le otorgó el rango de Profesora Emerita. Dio numerosos cursos en otras instituciones académicas y teatrales, como la Universidad Autónoma Metropolitana, de Xochimilco, el CADAC y otras. Ha dado clases magistrales y conferencias en diferentes universidades de Europa y de los Estados Unidos. Fue Jefa de la Unidad de Relaciones Culturales Internacionales de la Subsecretaría de Cultura de la SEP de 1977 a 1979. Actualmente radica en Cuernavaca, donde continúa su labor docente, en instituciones como ¨La Tallera, Casa-Estudio de David Alfaro Siqueiros” y el “Centro Morelense de las Artes” donde imparte talleres de Composición Literaria e Historia de la Cultura a través de la Literatura..

Como diplomática y funcionaria

Laboró en la Secretaría de Relaciones Exteriores, habiendo sido Directora de la Sala de Arte del OPIC (Organismo de Promoción Internacional de Cultura), de 1964 a 1965; y Agregada Cultural, en rango de Segundo Secretario, en Praga, de 1972 a 1977 y en Bruselas de 1980 a 1983. Entre 1977 y 1979 fue Jefa de la Unidad de Relaciones Culturales Internacionales de la Secretaría de Educación Pública, creando proyectos de promoción cultural, tales como el actual Centro de Investigación y Documentación Teatral «Rodolfo Usigli».